Recuperación

Crisis. Ya no se oye tanto. Esa palabra a la que estábamos ya casi acostumbrados y que profundamente deseábamos que desapareciese. Tantos años haciendo cálculos, midiendo, racionando y deseando “llegar”. Llegar a donde sea, hasta la siguiente paga o simplemente a la jornada diaria de nuestro trabajo, con el objetivo de mantenernos a nosotros y a los que dependen de nuestros ingresos.

Recuperación, comienza a ser la palabra que, flotando en las conversaciones más actuales, nos habla de nuevos horizontes y posibilidades. Estamos comenzando a desempolvar ilusiones que antes soterramos a la espera de tiempos mejores. Ponemos un pie fuera de la austeridad para disfrutar de pequeños placeres necesarios y otros más superficiales, pero que nos pertenecen por derecho.

Salimos a comer con nuestra familia y amigos, pensamos en esa prenda, cuyo precio antes resultaba prohibitivo, sonreímos ante ese seguro de salud que se resistía y que tanto necesitábamos. Decidimos pedir una botella de vino, en vez de una de agua, un postre, en vez de “sólo un café.”

El tiempo pasa para bien o para mal, y esta vez por suerte parece que gota a gota, nos vamos llenando de esa ilusión que nos esquivaba hace unos años. El trabajo parece que lo va permitiendo, ya que las empresas resisten y son capaces de mantener a sus empleados, también con mejores condiciones laborales.

Esta crisis no ha sido en vano, ha dejando cicatrices y muchas familias se han tenido que cambiar durante su transcurso. Ha provocado múltiples situaciones dolorosas que nunca pedimos ni quisimos, pero en las que la sociedad tuvo que adaptarse para sobrevivir.

Ahora nos merecemos comenzar a soñar con un futuro mejor, con una calidad de vida mejor.

No más crisis, SÍ a la recuperación y al futuro.

Atentamente

Oliver Álvarez
Presidente de AECAN
Asociación de Empresarios de Candelaria
Facebook: @oliverdetenerife